El pasado 20 de noviembre, Andrés Olivares y Eduardo Rodríguez visitaron la Residencia Universitaria Teatinos para enseñar la importante labor social de la Fundación.

Andrés Olivares, bajo el nombre de “Piloto de emociones”, reflexionó junto a los RUTthinkers sobre su experiencia vital, mostrando lo difícil y duro que es perder a un hijo, pero al mismo tiempo nos contagió de un sentimiento muy especial al enseñarnos el nuevo sentido de la vida que guía sus pasos tras pasar por ese trance. Un encuentro cargado de emoción que conmovió corazones.

Para la ocasión invitó a su gran compañero y amigo, Eduardo Rodríguez, el Spiderman de los Hospitales. Desde una perspectiva diferente, y con el mismo objetivo, aportó su grano de arena a la conferencia.

Los RUTthinkers, sobrecogidos y boquiabiertos, desmenuzaron en sus oídos las palabras y mensajes de esperanza y solidaridad de nuestros invitados. Fue un día muy especial, en el que compartimos nuevos sentimientos con nuestros compañeros de la RUT.

Andrés, con su particular amabilidad y empatía, abrazó con cariño a todos los que no pudieron reprimir algunas lágrimas y recordó que la sonrisa es el gesto más solidario que existe.

La alegría, la felicidad y la ilusión de vivir son tres de las características principales de la Fundación Andrés Olivares, por ello no dudaron en incitar a los chicos a saltar, reír y bailar.

La ronda de preguntas fue muy dinámica e interesante, chicas y chicos alzaron su mano para conocer más sobre la Fundación y su experiencia vital. Tras el éxito de este primer encuentro, Paco, el coordinador de actividades, está inmerso en la preparación de más actividades de colaboración entre la RUT y la Fundación.